Catriela Soleri

Efímero, distante, así me parece el día en que me sumergiste en ti. Aquel fatídico día en que decidí compartirte mi vida, y todo lo que soy, veo y siento.

Mis lágrimas, aunque tibias, son solo mi cumplimiento ante el capricho de alguien más.


Hoy comprendo que no soy sino un pedazo de carne que pretende sentir intensamente, como si no estuviera bajo el mandato de una fuerza suprema, que dicta mis movimientos como parte de un juego.

Mis palabras y yo, somos alimento de tu ego. Pero yo, que siempre así, utilizo esta ira para escribir, y luego liberarme.




No es que te ame, solo mis deseos eligieron como máscara tu rostro.

6 Responses
  1. J.C.Moragaux Says:

    todos somos pedazos de carne
    lo de sentir ...
    un placer pasear por aqui


  2. Bardier Says:

    "No es que te ame, solo mis deseos eligieron como máscara tu rostro."

    oie yo quiero ese don...la escritura, tan placentera para el pensamiento y el corazon.

    la escritura y el amor o el amor a la escritura? es lo que te mueve para ecribir tan geniales textos?


  3. Si es muy placentero, escribir.
    Creo que es como un consuelo para el alma (o lo que sea, que sea esa cosa extraña que uno siente dentro).

    Amo a las letras, porque es el único medio que tengo para expresar mi dolor, he incluso a veces, mis intentos de amor.
    Aunque la verdad, a veces llego a sospechar, que las letras y la tristeza en duo malevo, me utilizan a mí para plasmar cuanto desean.

    ¿Don? Ojalá.
    Porque no me conozco otro...


  4. Bardier Says:

    no seas pesimista cuando llega llega y finalmente te hará escribir de otra índole pero al final será la misma esencia(con miel y cosas románticas pero al final lo mismo).

    Por lo mientras me permito disfrutar una parte de ti en ese estado...claro tmb será grato disfrutar tus textos en otra faceta.

    Si yo creo que es un don por que no a todos se nos da...ya vez yo O_O que estoy pa' el arrastre


  5. OTRO YO Says:

    Efímero, todo es pues efímero si quieres y en algún momento tiene que ser distante; ¿pero mientras pasaba, a que no te pareció así?

    Y apuesto también a que no fue fatídico ese día. Hasta "hoy" comprendiste que eres un pedazo de carne, más ya lo sabías, ¡aunque no sólo de carne! Como si sentir intensamente fuera lo único... No puedo ni pretendo entender lo de la fuerza suprema.

    Anda, alimenta su ego más y tal vez un día te responda alimentando él el tuyo, que eso es lo que quieres.


  6. No hablas mucho, pero eres preciso.

    Al leerte me sentí una niña pequeña -harto conocida por su padre- regañada, o forzada a meditar sobre sí misma.

    Antes que entristecerme, o incluso alegrarme, me asusto de lo bien que me conoces.