Catriela Soleri


Después de casi diez horas continuas de “The piper at the gates of down” no hay en mi cabeza otra cosa que no sea música. Y "Across the universe" parece ahora "Across the Catriela".

Un libro de bioantropología me atormenta, reclama ser leído, y no me dará más de seis horas para haberle conocido cada detalle. ¿Pero cómo emprender tal empresa cuando Mr. Kite presenta el show, tú eres yo, y la felicidad es algo cálido?

Quizás la música no explique mejor que el pensamiento complejo, el laberinto de la existencia humana; pero te lleva por senderos, donde la degeneración de máquinas no es más importante que la del espíritu.


Catriela no nació para ocuparse de la ciencia. Lo juro.
4 Responses
  1. Lalo Says:

    No, para ocuparse de la ciencia están los koalas, los científicos, los verduleros chinos y los curiosos empedernidos. Y creo que de todos los que he mencionado entraría en la primera y en la última categoría.


  2. Sugar Kane Says:

    Excelente música :)


  3. La ciencia, arruina los sueños ...

    La fotografía, me recuerda a Silent Hill cuando suena la alarma y todo se oxida ...


  4. Lalo Says:

    La ciencia no arruina los sueños, los hace menos deseables =)